8 de mayo de 2020

Manal - Manal (FLAC / 24 Bits - 1970)




La bomba que estallaba en 1970, fundando las bases del blues en castellano, continua aun vigente, esparciendo esquirlas de existencialismo y paisaje urbano. Es momento de renovar el encuentro, ahora en formato FLAC de 24 Bits. Sepan disfrutarlo navegantes, hoy mas que nunca, en este tiempo de confinamiento.

En el año 1968 Javier Martinez, ex integrante del Grupo De Gaston, conoció a Claudio Gabis y al poco tiempo se les sumo un viejo conocido de Javier, Alejandro Medina, que ya habia sido el bajista de los Seasons. Con la formación del trio comenzaron a ensayar los temas que Javier compuso en la época de La Cueva y La Perla del Once. Durante 1968 el trio se llamaba Ricota, nombre sugerido por Marta Minujín. Es entonces que conocen a Jorge Alvarez, que pretendía llevar al gran público la música y el arte que no encontraba cabida en los circuitos comerciales. Por iniciativa de Alvarez el trio deja a un lado el nombre Ricota y lo reemplaza por Manal (de "como viene la mano"). Ya como Manal graban un simple con los temas Para ser un hombre más / Qué pena me das. El simple fue editado por el sello Mandioca organizado por Alvarez a la vez que el grupo se  se presentaba públicamente en recitales organizados en el Teatro Apolo en noviembre de 1968. Durante 1969 Manal continuó con sus recitales, tal vez los primeros en merecer el nombre de tales en la historia del rock argentino. Su segundo simple fue No pibe / Necesito un amor.
La consagración de Manal llega finalmente en febrero de 1970 con la edición de su primer album titulado simplemente Manal y editado por Mandioca. Tanto la fuerza y el tono burlón de Jugo de Tomate (otro inmediato exito que fue memorizado por toda una generación y del que aún se ecuchan versiones) como por la belleza de Una casa con 10 pinos o la crudeza de Informe de un día, mostraban a Javier Martinez como un compositor rico y sincero. Avenida Rivadavia, con su tono innegablemente jazístico, rescataban en cambio el swing de Alejandro Medina y la fuerza de su vocalización. Pero lo mejor del álbum, el centro del mismo, era el legendario Avellaneda Blues, donde un estupenda letra en forma de telegrama deslizaba pinceladas de un mundo suburbano real e inquietante, realzado por un punteo de Claudio Gabis que se cuenta entre los mejores solos de guitarra de la historia del rock vernáculo. Este es reconocido como el "Blues de Buenos Aires" y jamás fue igualado ni por ellos ni por sus imitadores.

"Una guitarra y un bajo conectados a un equipo de amplificadores, una batería ajustada, ningún sospechoso en la sala: eso basta para tomar contacto con Manal, arder por adentro y orbitar alrededor de nosotros. En los estudios T.N.T., escuchamos con atención:
"No miro el techo para ver más que yeso / y la ventana me sirve para mirar / un edificio con gente que desayuna, se peina y fuma / en la rutina de continuar".
Llevan varias horas de grabación y varios registros del mismo tema ninguno de los tres se anima a descartar. Alejandro regraba Informe de un día con el bajo distorsionado; logra un timbre distinto, realmente embriagador. A quienes lo recuerden de sus primeras épocas, cuando integraba Los Seasons, les parece imposible que sea el mismo que está condimentando Avellaneda Blues. Ahora su técnica parece más que suficiente. Su tempo, muy sólidoPero Javier vuelve a aullar en los parlantes:
 "Y yo estoy aquí tan tranquilo / revuelvo mi pelo me miro los pies / Ellos están ahí / no se como los puedo ver sin mirar". La primera voz del trío se tironea el bigote y apronta para disparar Jugo de tomate frío con su voz negra, intensa. Mientras la nueva horneada de bateros se enrola en la línea soul fluida , él insiste en explorar los recursos inéditos del bombo, marca el beat en el redoblante, contragolpea con mucha frecuencia en los tontones. Preciso, con una mano izquierda muy libre subraya los reef, imprime en su golpeteo un swing propio del mejor jazz. Luego, cuando el play-back de Avenida Rivadavia destaca la labor de Claudio, se notan las direcciones de su guitarra virtuosa: jazzística ortodoxa, bluseada no excesivamente rigurosa. En ambos casos, solvente cien por cien.
Adentro de la cabina, unos cuantos - técnicos y amigos - gozan con las caras iluminadas: ahí, en ese blues urbano, pariente del de Chicago, está el verdadero estilo de Manal. Una casa con diez pinos brota luego: una canción lenta pero recia. Todo el día me pregunto: el blues más blues del L.P
De regreso, pienso en la depuración del conjunto, en el espectro de ritmos que abarca - del hard-rock al soul, del beat más rabioso al blues más sentimental -, en sus fraseos delirantes y exactos, en sus acordes dolientes pero vitales. Y anoto: spirituals porteños, el sonido de una generación que quiere creer".

J. C. Kreimer (Escrito interior del album)




"A principios de 1970 (algunas fuentes mencionan enero y otras febrero como el mes en cuestión) apareció el primer LP del trío, con la icónica tapa del artista plástico Rodolfo Binaghi. El fuego se abría con “Jugo de tomate”, donde un punzante riff de la factoría Gabis y el preciso bajo de Medina acompañaban a Martínez mientras ironizaba acerca de lo que se necesitaba para triunfar en la vida. Seguía “Porque hoy nací”, construida entre Javier, quien además de su voz cavernosa sumó una guitarra con efecto trémolo, y Claudio en órgano Hammond. “Hicimos tres pasadas para ajustar sonido y luego la grabamos en primera toma”, aporta Gabis. La letra, de carácter existencialista, reflejaba la pasión del baterista por autores como Jack Keruac y Albert Camus. El irresistible swing de “Avenida Rivadavia” mostraba a Medina, con gran solvencia, en la voz principal y a un Gabis descollante. “El solo lo improvisé pero el acompañamiento lo armé tratando de acercarme al lenguaje del jazz”, explica. El lado uno cerraba con “Todo el día me pregunto”, un blues de Javier con una sección media instrumental aportada por sus compañeros. Su letra exudaba tristeza y soledad. “Poeta, decía Friedrich Nietzsche, es el que tiene el coraje de confesarse”, cita Martínez.
El lado 2 comenzaba con el magnum opus del combo: “Avellaneda blues”. La pieza describía, con precisión fotográfica, esa porción del Buenos Aires industrial y proletario. “Me gusta mucho el paisaje urbano y quise retratarlo a través de la poesía”, dice Martínez. La letra, conectada con “Niebla del Riachuelo” de Enrique Cadícamo, revelaba otros gustos del baterista: el tango y la obra literaria de Roberto Arlt. El tema fue el único firmado por la dupla Martínez - Gabis. “Teníamos un excesivo amor propio que impidió colaborar más entre nosotros”, se lamenta Claudio. “Casa con diez pinos” aludía a una quinta de la localidad bonaerense de Monte Grande adonde Martínez solía concurrir y abría con un solo de batería que daba paso a una atmósfera cargada de soul. “Mis arreglos allí están inspirados en Steve Cropper, guitarrista de Booker T. & the M.G.'s, la banda detrás de Otis Redding”, detalla Gabis. El final llegaba con “Informe de un día”, tour de force de casi ocho minutos con clara influencia jazzística. El bajo distorsionado de Medina y la indómita guitarra de Gabis enmarcaban otra joya existencialista. “Desde el punto de vista de la construcción musical, es una de nuestras obras más ambiciosas”, evalúa el guitarrista.
Las canciones fueron grabadas en los estudios T.N.T. a través de dos magnetófonos Ampex de cuatro canales cada uno. Para registrarlas, los músicos utilizaron un método de reducción de pistas. “Grabábamos en una de las máquinas, luego pasábamos la cinta a dos canales de la otra y así nos quedaban pistas libres para agregar una armónica, un piano, coros o una segunda guitarra”, precisa Gabis. El compositor de las piezas era Martínez, pero la forma definitiva de cada una de ellas las moldeaba el trío. “Cuando Javier traía un tema, Alejandro y yo aportábamos elementos propios", comenta el guitarrista. "Juntos lo trabajábamos hasta dotarlo de la coloratura adecuada. Lo nuestro no pasaba por el blues a secas pues también adorábamos el jazz y el soul. En definitiva, era música negra afroamericana, porque además tenía influencias de los sonidos rioplatenses”.

 Gabriel Cócaro (Página 12)




Integrantes :

Javier Martínez: Voz, batería (batería C.A.F., tambor Ludwig, platos Zildjian)
Claudio Gabis: Guitarras eléctricas (Fender Telecaster y Repiso), armónica, piano, órgano Hammond
Alejandro Medina: Bajo eléctrico (Hagstrom), voz, guitarra española, órgano Hammond, piano


Temas:

01- Jugo de tomate
02- Porque hoy nací
03- Avenida Rivadavia
04- Todo el día me pregunto
05- Avellaneda Blues
06- Una casa con diez pinos
07- Informe de un día 



Formato: FLAC (Free Lossless Audio Codec) 48.000 Hz - 24 Bits

https://yadi.sk/d/Qh69LR2FnyaYSA

pass: naveargenta.blogspot
                                                                                                  

8 comentarios :

  1. Disco fundamental de la musica popular argentina. contundente y rebelde. Gracias por tu pagina, es realmente una trabajo generoso el que haces rescatando muchas obras maestras.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juanjo. Coincido totalmente con tu comentario. Este album, ademas, como digo en la intro de esta publicación, es la piedra fundacional del blues cantado (y sentido) en castellano.
      Gracia por participar. Un gran saludo.

      Eliminar
  2. Discazo... una consulta, no puedo encontrar la radio para escuchar en el celu...baje la app Zeno pero no encuentro la radio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay dos app para Zeno. La que mejor funciona es esta:

      https://play.google.com/store/apps/details?id=com.zenofm.player&hl=es-419

      Despues de instalada en el celular, tenes que buscar el pais (Argentina); una vez allí escribir Radio La Nave en el buscador y ya tendria que aparecer la radio con su logotipo. Espero puedas entrar.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Yo tengo la app de ios, entro a la ubicacion:Argentina y sale una lista de radios entre las que no esta radio la nave y no hay un cuadro adonde teclear el nombre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un icono con una lupa en la parte superior derecha de la app. Clickenado ahí te va a aparecer el buscador.
      Igualmente te dejo un archivo m3u, como opción para escuchar la radio, mediante el reproductor de musica que tengas en el celu:

      https://mega.nz/file/7RVUjYra#fb2PdoWbazcHZhMIVWSJpd7bzUEnqyv4tcyUiNx1J-g



      Eliminar
  4. Una consulta. En una disquería de usados de la calle Corrientes tienen a la venta un acetato de Manal, no lo compré porque te piden 3 riñones y tengo 2. Alguna idea de qué se pueda tratar ese disco...? Abrazo...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo la mas pálida idea de lo que pueda contener ese acetato. Pero puedo confirmar tu comentario de que suelen ser muy costosos. Mas siendo rock argentino 60/70, donde encontrar este tipo de material es casi milagroso. Me parece curioso que no lo haya adquirido alguno de los integrantes del grupo. Sobre todo Claudio Gabis, que es un gran recopilador de la historia del rock argentino.
      Has despertado mi curiosidad de lo que contiene ese misterioso acetato. Se sabrá algún dia?? La respuesta es un poco cara...Jajaja!!
      Un abrazo.

      Eliminar

Linkwithin